Carlos Vermut, director de “Magical Girl”: “En España tenemos la costumbre de reírnos de las tragedias, hacemos chistes de cosas terribles”

vermut

Durante el último Festival de Mar del Plata pudimos conversar con el español Carlos Vermut director de la inquietante Magical Girl, ganadora de San Sebastián este año. Además de cine, Vermut realiza cómics habiendo ganado varios premios también con su trabajo. Hablamos sobre esto y sobre su película.

¿Cómo ves la relación entre hacer cómics y cine?

Bueno, el nivel de abstracción es distinto en el cómic y en el cine. En el cómic, puedes abstraer de la realidad a través del dibujo, a través de la elipsis de las viñetas mientras que en el cine, los códigos de abstracción son completamente distintos. Pero la esencia de las historias es la misma al final. Tantos mis cómics como mis películas se basan en el misterio, en dejar al espectador completar las cosas, en personajes al límite. Entonces, a pesar de que los medios son distintos, los intereses son bastante similares.

magicalgirl1

El trabajo de composición visual en tus películas es muy marcado.  A su vez los planos tienen poco movimiento.

 A la hora de componer no me gusta mucho – y supongo que viene del cómic – “cubrirme” rodando, sino que ruedo lo que necesito. Lo llevo todo al rodaje muy montado, muy cerrado… Me gusta construir las escenas de la manera más sencilla posible, de economizar. Me gusta elegir algo y explotarlo hasta el final, tomar una decisión y llevarla hasta el límite al nivel narrativo.

El juego con los puntos de vista, que me pareció brillante. La historia está compuesta por bloques, con distintos puntos de vista donde se va armando un rompecabezas…  a la vez hay un montón de elipsis y cosas que están fuera de campo…

La película es básicamente una historia de tres personajes que se van encontrando y contagiando del chantaje. El chantaje les une y es lo que encadena a los tres. Porque esa es básicamente la estructura, la cadena de chantajes. Entonces, para hablar de eso, lo que me interesaba era hablar de víctimas que se convierten en verdugos, y por lo mismo no me quería poner en el punto de vista de uno de ellos, sino compartir los puntos de vistas entre los tres, que el protagonismo vaya saltando entre un personaje que de repente es secundario, que se convierta en protagonista. Y poder trabajar desde los puntos de vista para no ser maniqueo, ni juzgar solo a uno o al resto, sino que todos los personajes tienen sus motivos. Si empiezas a hablar del pasado de Sacristán y Bárbara, de lo que hay entre medio del reencuentro de ellos y el principio de la película, sería otra película y no aportaría nada en esta película. Hablaríamos de su relación, de lo que ha pasado… Y es que esta historia no es la de ellos, es la de varios personajes.

Lo has comentado en otras entrevistas, el tono nihilista, incluso devastador lo has conectado un poco con España hoy, con el clima social… ¿cómo ves eso? ¿Cómo ves la relación entre el género noir y el contexto?

La película empieza como una película de cine negro. Me di cuenta que quería ubicarla en España,  en el 2014, es una película sobre el dinero, sobre conseguir dinero, sobre el chantaje, con personajes que viven en España. Los personajes hablan de la crisis y de verse afectados por esta realidad. Entonces, no solo no evité pasar por ello para potenciar la idea de sus personajes y sus circunstancias, y luego aparte aparecen detalles o viñas, como en la construcción, o en el hablar literalmente de lo que es  España para los personajes… Pero no funciona ahí, no sucede ahí, no sucede la necesidad de hacer una crítica sobre España, sino que eso sucede después, cuando decido ubicar a la España y me doy cuenta de que esta historia me permite también hablar sobre la circunstancia y la situación del país.

Luego está la historia, que es una historia de cine negro. Al final, un drama noir no va a acabar bien. No es que realmente que haya una cosa nihilista, que no crea en la humanidad… Creo que también el placer de ver cine negro es que no siempre haya un mensaje atrás  o una visión del mundo… Es una visión puntual de una película, con una trama y una historia. No refleja en nada al mundo: son personajes que viven una ficción y que esa ficción vive al margen de lo que yo pueda pensar de la realidad o de que España sea un país en donde se ha perdido la ilusión y la confianza. Aparte, creo que no es así: ahora hay muchas ganas de cambiar las cosas.

magical-girl-5

Hay también un humor absurdo, negro y bastante particular, vinculado con la muerte.

En España tenemos la costumbre  de reírnosde las tragedias, hacemos chistes de cosas terribles… Hay un punto que tenemos todas las culturas, que todos hemos pasado por ello, que cuando llegas al extremo de la desgracia, te das cuenta que al final llega a la comedia: por intentar soportarla, tienes que reírte. Porque si no sería demasiado insoportable y se convertiría en el absurdo del que hablas.

Iván Pinto

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevista, Festivales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s