Dios mío, ¿qué hemos hecho? (Philippe de Chauveron, 2014)

diosmio+

Siempre es grato contar con variedad en la cartelera chilena, especialmente en el cine multisala, que suele estar monopolizado por películas de origen estadounidense. En ese entendido, se agradece que se estrene esta cinta francesa, aunque sea con un año exacto de retraso respecto al estreno en Francia. No obstante, hay que tener presente que Dios mío, ¿qué hemos hecho? llega a nuestras salas precisamente por ser un éxito de taquilla, marcando durante 2014 récords de espectadores en Europa, razón por la que se encuentra dentro de los films franceses más vistos en la historia.

La ficción se centra en Claude y Marie Verneuil, un matrimonio de muchos años, tradicional y católico, que debe lidiar con la diferencia de raza y religión de las parejas que escogieron tres de sus cuatro hijas, quienes se casan con franceses descendientes de inmigrantes: un judío, un musulmán y un chino. La convivencia no es sencilla, no sólo en cuanto a la tolerancia puesta a prueba de los padres católicos gaullistas, sino también entre los yernos multiculturales, diferencias que surgen precisamente a partir de prejuicios sobre las culturas de los otros. Este problema se torna insoportable para todos, al punto de que, producto de una desavenencia entre los maridos de sus hijas, terminan distanciados por varios años.

Dejando de lado lo extraña que parece esta separación, dada la supuesta organización de lo que sería una familia tradicional, deciden retomar el contacto en la fiesta de navidad, donde todo resulta un éxito, la tolerancia se impone y hasta comparten una misa del gallo, pese a sus diferencias religiosas. No obstante, la alegría no durará mucho, la hija menor guarda la noticia de su próximo matrimonio, y sabe que sus padres no soportarán otro miembro “diferente”.

Dios mío, ¿qué hemos hecho? es una comedia que evidencia el multiculturalismo de la sociedad contemporánea francesa, en la cual -pese a su carácter cosmopolita- muchos no se atreven a decir en voz alta que prefieren mantener las diferencias entre nativos e inmigrantes, aunque todos sean ciudadanos franceses. Así, a partir del juego con la ironía, el director se permite decir lo que muchas personas piensan, llevándolo al ridículo en ocasiones. Si bien es una comedia efectiva, el humor es muy literal y en extremo predecible, plagada de gags protagonizados por los tres yernos, que suelen ser los más prejuiciosos. El film se basa en los estereotipos, al punto de transformar a los personajes en caricaturas: el chino puntual, el judío comerciante, etcétera. Esta perspectiva distancia al espectador, los personajes son sólo una fachada, lo que en ciertos pasajes deja percibir la similitud que tiene el film con la comedia norteamericana. Esta semejanza aumenta si consideramos que, al igual que en el cine de Hollywood, el director y el elenco ya están trabajando en la segunda parte, cuyo estreno se espera para 2016.

dioss

Por otra parte, y si bien el tópico de la cinta se define en la tolerancia de raza y religión, la distinción de género no se encuentra desarrollada, ya que los personajes femeninos están poco definidos, y son en general irrelevantes para el desarrollo de la acción. Más allá de que sean las hijas de un hombre conservador las que se casen con hijos de inmigrantes, no impulsan mayormente el desarrollo de la trama. Además, y en lo personal, me parece poco común que en una familia formada mayormente por mujeres, estas no desarrollen un nexo potente entre ellas, o al menos eso no se logra en la película. Así, una desigualdad que parecía superada, aparece al momento de poner el foco en otra.

De todos modos, es una buena alternativa a la hora de ver una película por diversión y, pese a sus yerros, consigue la risa fácil que persigue, manifestando un esbozo de lo necesario que es reflexionar sobre nuestras diferencias, sobre cómo podemos ser realmente tolerantes cuando lo anormal (tomando el concepto de normalidad en su aspecto estadístico, como la media) ya no es ajeno, cuando está cerca nuestro.

Marcela Valenzuela

Comentarista: 5/10

Qu’est-ce qu’on a fait au bon dieu// Año: 2014// País: Francia// Director: Philippe de Chauveron// Guión: Philippe de Chauveron y Guy Laurent// Fotografía: Vincent Mathias// Reparto: Christian Clavier, Chantal Lauby, Elodie Fontan, Ary Abittan, Medi Sadoun, Frédéric Chaun.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Críticas, Estrenos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s