Ant-Man (Peyton Reed, 2015)

antman3

El universo cinematográfico de Marvel vuelve una vez más con uno de sus más particulares superhéroes, Ant-Man, protagonizada por el carismático Paul Rudd, quien personifica a Scott Lang, un hábil ladrón que se tendrá que poner al servicio del Dr. Pym (Michael Douglas). Juntos, respectivamente como aprendiz y maestro, lucharán por destruir el antiguo laboratorio del científico para evitar que la tecnología detrás de Ant-Man caiga en manos equivocadas, en este caso las Industrias Stark.

Si diseccionamos brevemente el fenómeno de los superhéroes en la industria del cine, nos encontramos con que Marvel Studios pertenece al todopoderoso consorcio Disney. Desde esta perspectiva, es posible advertir una línea común en varias de sus cintas: tramas e historias que, vistas desde un análisis individual de cada film, rayan en la simplicidad absoluta, y donde cada superhéroe de esas películas va contribuyendo para conformar un universo plagado de personajes pero carente de complejidad, ya sea en el ámbito psicológico o estructural.

Otro rasgo que podemos desprender del universo Marvel es la modalidad con que estas realizaciones salen a la luz, cuyo rasgo más claro es la producción en serie, cualidad que muchas veces atenta contra la capacidad de desarrollo en la construcción de un filme, desde esta perspectiva muchas veces las historias se simplifican para llegar a la mayor cantidad de público posible y se construyen personajes sin una interioridad interesante, un claro ejemplo lo podemos ver en la interminable saga de Wolverine, donde la popularidad del personaje va de la mano de su serialidad.

En el caso de Ant-Man, esta producción en serie se acentúa con la presencia del director Peyton Reed, quien prácticamente ha basado su trabajo en televisión. En el film es evidente que la historia del súperhéroe de turno va a continuar, sobre todo por su final. Entonces si ya tenemos la idea de continuidad en la historia no es necesario el desarrollo completo y complejo de una idea; esto también lo podemos ver desde el punto de vista del tiempo, ya que en una serie tenemos mayor camino para el desarrollo de un personaje o una historia.

antman2

Ant-Man parece no escapar a la fórmula de la historia sencilla cuyo gran atributo parece estar en el viaje de transformación que experimenta el personaje, sumado a una cuota de acción; la fortaleza del filme, sin embargo, radica en la importante dosis de comedia puesta en directa consonancia con la naturaleza del superhéroe. Esto también calza perfecto en las escenas de acción, las que sin lugar a dudas deben ser las más originales de los últimos años, pues dada la particularidad de los poderes del hombre hormiga cualquier lugar es propicio para una gran escena.

Una de las principales características en muchas de las películas de acción durante estos últimos años tiene relación con la gran espectacularidad visual. Pareciera que quien destruye la ciudad de turno con mayor pirotecnia es quien mejor sorprende al público. En Ant-Man este ítem se resuelve de forma simple y creativa, apelando al manido axioma “menos es más”. Comparaciones aparte, la sencillez de la resolución nos trae el inevitable recuerdo de aquel clásico facturado a fines de los ochenta, Querida, encogí a los niños, en donde una fortuita acción da paso a una gran aventura.

La actuación de Paul Rudd, conocido también en el universo de Judd Apatow, calza perfecta con el espíritu del filme y es un punto a destacar sobre todo por su espontaneidad; actor que conoce bien el género de la comedia, se desenvuelve con total naturalidad, sin forzar las bromas y dando brillo al guion escrito por la mano de Edgar Wright (Shaun of the Dead), donde el mismo tono de comedia se traslada al desarrollo de todas las acciones, algo que deja en evidencia la consonancia entre guion y acción.

antman

Así, Ant-Man nos entrega un buen momento, presentándose como una película que dada su filiación es correcta por donde se le mire, aunque perfectamente podría haberse intencionado algo más en virtud de las posibilidades que el mismo género ofrece; no obstante lo anterior, el intento queda a medio camino y no se atreve a ser más que sus predecesoras provenientes del universo Marvel. Sin duda, podemos decir desde ya que estará dentro de las aceptables entregas del año, como también sería justo afirmar que tendrá su espacio en el estante de las películas fácilmente olvidables, y que su protagonista, intuimos, tendrá que aparecer una y otra vez para reafirmar su categoría dentro de tanto superhéroe irrelevante.

Raúl Rojas Montalbán

Nota Comentarista: 7/10. Título original: Ant-Man // Año: 2015 //Duración: 117 mins. // País: Estados Unidos// Director: Peyton Reed// Guion: Edgar Wright, Joe Cornish, Adam McKay, Paul Rudd (Cómic: Stan Lee, Jack Kirby, Larry Lieber) //Reparto: Paul Rudd, Michael Douglas, Evangeline Lilly, Corey Stoll, Bobby Cannavale, Anthony Mackie, Matt Gerald, Judy Greer, Abby Ryder Fortson, Michael Peña, David Dastmalchian, John Slattery, Hayley Atwell, Wood Harris, Martin Donovan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Críticas, Estrenos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s