Genoveva (Paola Castillo, 2014)

GENOVEVA_4

Paola Castillo (74 m2, La última huella) construye su último documental -estrenado en todo Chile gracias al programa Miradoc- desde la intimidad de su familia: su hija pequeña le recalca como un tono distinto de piel y de color de pelo las hace diferentes, mientras que, al revisar unos documentos de su padre, descubre una posible ascendencia mapuche a través de su abuela, Genoveva. La historia y el relato familiar se tensionan luego de este encuentro con aquel componente indígena más silenciado que olvidado.

El documental entreteje desde la intimidad de la historia familiar cuestiones como herencia, fenotipo y raza. Lo que sucede dentro de la propia familia, y sus diferentes posiciones respecto de tal posibilidad étnica heredada por la abuela, dialoga con cómo a nivel país, y sobre todo a través de los medios de comunicación, nos relacionamos desde prejuicios, estereotipos, y bastante poca reflexión, con nuestras propias posibles herencias indígenas. Precisamente porque cuestiones históricas como el mestizaje y los procesos de blanqueamiento no dejan de marcar los modos actuales de relacionarnos con ‘lo mapuche’.

La importancia de la imagen, de estos referentes siempre mediados para acceder a algo tan propio como la historia familiar, son parte del modo en que el documental elabora su tema. Así, el imaginario sobre ‘los mapuches’ que forma parte de los modos en que la familia de la directora piensa lo indígena la lleva a trabajar acerca de la construcción que realizan los medios de un sujeto mapuche. Para esto induce la presencia de Anita Tijoux quien, en una especie de performance, recrea imágenes y representaciones estereotipadas que aún se encuentran fuertemente ancladas en nuestro imaginario país.

Si bien el documental no logra construir una imagen otra, respondiendo a aquella que diagnostica, sí levanta preguntas e introduce reflexiones sobre la cuestión. Al hacerlo desde lo íntimo, lo familiar y lo filial, nos muestra otra sensibilidad para acércanos a la pregunta por nuestros prejuicios sobre los mapuches hoy en día. No solo cuestiona una historia familiar particular sino también la manera de preguntarnos sobre las imágenes faltantes, silenciadas, negadas, invisibilizadas, perdidas en la memoria, que, sin embargo, están registradas de otros modos: en actas de nacimiento o defunción, pero que quedan veladas bajo la mediatizaciones de los estereotipos que tenemos más a mano, costándonos trabajo vincularnos con ellas o pensarnos desde allí.

GENOVEVA_5

En poco más de una hora el documental logra dar un giro reflexivo sobre el tema, pero, como un patchwork poco hilado, el trabajo visual le quita peso técnico a la propuesta, dejando sus soluciones más en el planteamiento de la voz en off o en las entrevistas y narraciones que en su dispositivo, el que no alcanza a estar bien determinado respecto de las herramientas documentales para elaborar el film, como evidencia la constante muestra del proceso de construcción discusiva del propio documental. La presencia e intervención de la directora dentro de estos procesos resulta más bien repetitiva, al ser también ella quien busca, se pregunta y narra el recorrido por su historia familiar, sin que ambas figuraciones (dentro y fuera de la imagen) se pongan en diálogo o en un juego constructivo, sino que parten en dos a la presencia autoral.

Tampoco el documental se hace cargo de las representaciones que encuentra sobre ‘el mundo mapuche’, las que van desde la conquista, pasando por los zoológicos humanos, hasta la actual cuestión denominada como “conflicto Mapuche”. Estas han mantenido siempre a ‘lo mapuche’ como lo ‘otro’, pero en el film son vistas panorámicamente y usadas como un ruido de fondo, mediático o cotidiano, sobre el tema. La propuesta del documental a este respecto sí resulta abordada en la secuencia de la puesta en escena fotográfica de Tijoux sobre la iconicidad mapuche del imaginario social, asociándolo como relectura de la historia del linaje familiar desde un posible origen mapuche. Por lo mismo este pequeño, humilde y honesto documental no deja de ser una pieza importante que trata la reflexión por las posibilidades de cómo nos relacionamos con nuestro pasado común con lo indígena.

Vanja Milena Munjin

Nota Comentarista: 6/10 / Título: Genoveva. / Director: Paola Castillo. / Guión: Paola Castillo. / Fotografía: Pablo Valdés. / Reparto: Paola Castillo, Ana Tijoux. / Año: 2014. Duración: 67 mins. / País: Chile.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine Chileno, Críticas, Estrenos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s