La voz en off: nudo familiar

 

1601458_708692412494846_713259286_n

La frase que acompaña a la promoción de la última película de Cristián Jímenez, “sin secretos no hay familia”, debiese ser tomada literalmente: es más que un anuncio, es una clave de lectura. Por un lado enuncia la trama central de la película -en efecto, una comedia dramática negra al interior de una familia-  pero a su vez el núcleo ideológico presente en la ficción familiar.

La historia tiene por personajes centrales a Sofía (Ingrid Isensee) y Ana (María José Siebald), hermanas, una de ellas actriz cesante de belleza cierta y con líos sentimentales entre su exnovio y un amante; la otra (Ana), becada doctoral en Francia, de aire desencantado. Antagónicas y complementarias a su vez, asisten a una crisis familiar entre su padre (Cristián Campos) y su madre (Pali García). Desde aquí se genera una dinámica de roles donde la manipulación afectiva activa posiciones dentro de la familia, juegos con la identificación y la des-identificación, verdaderos partidismos. Es entonces cuando el “rumor” se vuelve un motor activo de la trama, especie de “efecto McGuffin”. Lo que realmente es interesante en torno a él es cierto ejercicio gozoso y cruel mediante el que tanto Sofía como Ana juegan con su padre. Por el lado del padre, se trata de alguien sumido en una especie de crisis y a la vez agotado de ejercer el habitual rol patriarcal con ellas. Es así al interior de la familia donde la disfunción es la que hace andar la ficción, algo que, podríamos decir, es co-sustantivo al funcionamiento.

Es aquí donde creo que el tratamiento que da Jiménez a la narración es interesante. Los personajes parecen constantemente negociar su posición espacial al interior de la familia de acuerdo a conveniencia y reconocimiento,  el efecto distanciado con el que jugaba en Ilusiones ópticas -su primera película- aparece acá como cierta parquedad o efecto de incrédulidad respecto a la propia narración, como si pasar por la ficción fuese más importante que hacerla verosímil. Esto queda claro en la dimensión dinámica de “los roles” respecto a la familia (una dinámica en movimiento y a ratos autoconsciente en las manipulaciones varias), y por otro lado, en la última parte, con esa “voz en off” que es el metanarrador que aparece hablando sobre Sofía y la “falta” paterna, aquello que origina su angustia (un recurso muy cercano al utilizado por Llinás en Historias extraordinarias). Este recurso -que he discutido estos días pensando en su efecto “de-sublimador”- Jiménez lo formula como juego en la ficción en la doble cajonera que es narrativa y social, entrando y saliendo, dando cuenta de una estructura y descomponiendo sus elementos (¿una geometría del relato?).

lavoz2

La película de Jiménez, en ese sentido, intenta ir al nudo de la ficción familiar, asumiendo el contrato (ideológico) de lo parental con esa otra voz en off mental del “lo sabemos, aun así lo aceptamos”, distanciando el núcleo naturalizante de “la familia”, su lugar como unidad simbólica, pero así también, económica. Un claro ejemplo de esto es un detalle publicitario en torno a una “familia feliz” que Jiménez enmarca en una escena. La intervención de la voz en la ficción confirma así el tratamiento narrativo, confirmando un “adentro y afuera”, doble juego que en la narrativa reafirma el ejercicio des-compositivo entre la identificación y la des-identificación.  Con todo, el nudo queda ideológicamente expuesto, validándose un cineasta consciente de sus recursos estructurales, milimétrico en la comprensión de las dinámicas entre personajes y las funciones simbólicas de la ficción. Pero ello no quiere decir que esta ficción familiar pueda ser desbaratada ni interrumpida, es posible que para efectuar eso el centro del conflicto deba pensarse en el contrato originario -propiedad, familia, Estado- con el fin de que su nudo pueda ser políticamente desatado.

Iván Pinto Veas

Nota del comentarista: 7/10. Título: La voz en off. Dirección: Cristián Jiménez. Guión: Cristián Jiménez, Daniel Castro. Fotografía: Inti Briones. Montaje: Soledad Salfate. Sonido: Jean-Guy Véran, Cristián Freund, Manuel Robles. Reparto: Ingrid Isensee, María Siebald, Paulina García, Niels Schneider, Cristián Campos, Maite Neira, Lucas Miranda, Shenda Román. País: Chile-Francia-Canadá. Año: 2014. Duración: 98 min

Esta entrada fue publicada en Cine Chileno, Críticas, Estrenos, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s