Julieta: Dolor penitente

julieta.jpg

Recuerdo ya hace algunos años haber visto las películas más emblemáticas de Pedro Almodóvar, desde Tacones lejanos a Los abrazos rotos. Con la distancia que otorga el tiempo, resuenan esas realizaciones que exploran un profundo lado femenino como trabajos intensos que te atrapan dentro de un melodrama que es llevado hasta los límites de las posibilidades. No obstante lo anterior, Julieta, su última entrega, pareciera estar alejada de esa percepción que construí en un primer y revelador momento. Por el contrario, esta vez Almodóvar pareciera explorar una sobriedad formal que toma intencionada distancia de sus trabajos más reconocidos.

Julieta explora el dolor femenino desde el punto de vista de una madre que, de forma epistolar, le confiesa a su hija, Antia, cómo conoció a su padre y las circunstancias que le llevaron a su muerte, lo que podría explicar el abandono de esta madre que no encuentra consuelo frente a la desaparición voluntaria de su hija. De ahí en más, con una voz en off que nos acompañará casi toda la película, nos adentramos en el dolor que los años de abandono han calado en la vida de la protagonista.

Somos espectadores del desahogo de un espíritu que durante más de 12 años oculta su dolor en diferentes aspectos de su vida: el fallecimiento de su pareja en trágicas circunstancias, la postración paulatina de la madre, la presencia ambivalente de un padre que deambula entre el cuidado de esta disminuida mujer y la convivencia con una amante, y el abandono definitivo de su hija que busca hacer una vida lo más alejada de ella. Julieta es golpeada por todas partes, pero sigue adelante a pesar de todo y termina sobreponiéndose, pero viviendo no solo con el dolor constante de una hija que no la quiere ver sino también con una vida llena de dificultades.

Julieta pareciera una protagonista perseguida por la fatalidad y la muerte, un personaje que se enfrenta a esos avatares de la vida, pero que como buena mujer se planta en el mundo con sobriedad y entereza; una mujer que sufre, pero que no se permite exteriorizar su dolor, sino más bien guardárselo en lo más profundo de su cuerpo. Cuerpo y rostro que evidencian el paso del tiempo y del dolor, punto fundamental en la película, ya que la representación de la protagonista se construye en dos registros: el relato inicial de una Julieta adulta, interpretada por Emma Suárez, y el recuento de su juventud interpretada por Adriana Ugarte, dos actrices que se funden con perfección y sutileza para dar vida a un mismo personaje; complemento, relación y mímesis que constituye uno de los aspectos sobresalientes, donde emerge la mano de Almodóvar en la excelente interpretación femenina.

juliejulieta.jpg

Basado en tres historias de la premio Nobel Alice Munro, el guión flaquea al evitar el quiebre de la protagonista, el clímax que el espectador espera o un encuentro que desate la pasiones. Ninguno de esos momentos llega con propiedad, más bien se insinúan de manera tímida. Tal contención es sin duda alguna un acto consciente de Almodóvar, asumiendo que un director de tan vasta trayectoria no dejaría al azar una decisión así. Sin embargo, cabe preguntarse sobre el propósito de medirse y contenerse para construir una historia que más de alguno podría calificar como plana. Tal vez, y aventurando respuestas, el realizador español busque cierta madurez, incursionando en nuevas formas de construir su mundo, ampliando su registro y renovando su cine con recursos que podríamos relacionar con Buñuel o Lynch, como cuando un venado que pareciera salir de un sueño anuncia una fatalidad. Búsqueda que hace de Julieta una buena película para el momento, pero totalmente olvidable dentro de la filmografía de Almodóvar.

Raúl Rojas Montalbán

Nota comentarista: 6/10

Título original: Julieta. Dirección: Pedro Almodóvar. Guión: Pedro Almodóvar. Fotografía: Jean-Claude Larrieu. Música: Alberto Iglesias. Reparto: Emma Suárez, Adriana Ugarte, Daniel Grao, Inma Cuesta, Darío Grandinetti, Rossy de Palma, Michelle Jenner, Pilar Castro, Susi Sánchez, Joaquín Notario, Nathalie Poza, Ramón Agirre, Mariam Bachir, Blanca Parés. País: España. Año: 2016. Duración: 96 min.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Críticas, Estrenos, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s