Efectos colaterales (Steven Soderbergh, 2013): Traiciones sobre traiciones

Imagen

La película narra la historia de Emily Taylor (Rooney Mara) una muchacha que se ha vuelto depresiva tras la soledad y la caída de su posición económica, luego de los años de cárcel que ha debido enfrentar su marido, por tráfico de influencias. Su esposo, luego de alcanzar la libertad, está empecinado en volver a lograr el estatus pasado, pero Emily no está bien emocionalmente y comienza con “ataques suicidas”, lo cual la lleva a ser tratada por el siquiatra Jonathan Banks. Emily no mejora con el tratamiento farmacológico, por el contrario se pone peor, su actuar se vuelve cada vez más impredecible hasta que explota y se ve envuelta en un confuso incidente. Con ella arrastra a su siquiatra a quien se le cuestiona el tratamiento médico otorgado a la paciente, por lo que toda su carrera se derrumba, es en este punto donde comienza la intriga y los personajes se tornan oscuros.

El relato se articula con sobriedad e inteligencia, sus personajes se van presentando con precisión calculada y todo el mundo que se construye alrededor de ellos durante la primera parte del filme es bastante coherente entre sí. Sin embargo en la segunda mitad los sucesos se vuelven cada vez más disparatados y en el afán de darle una vuelta de tuerca al relato las traiciones se suceden y vuelven demasiado explicativas.

Aunque Efectos Colaterales se enmarca en una interesante “conspiración” de las grandes empresas farmacéuticas, en donde se cuestiona el rol de éstas como agentes que buscan una real sanación en sus pacientes (consumidores de medicamentos) o que sólo intentan generar un negocio (más que rentable), que cuenta con efectiva publicidad y colusión con los doctores, en donde se ofrecen grandes sumas de dinero, es precisamente en el cuestionamiento moral de la industria farmacéutica en donde se asienta el thriller, y son revelados sus oscuros mecanismos y cuestionables intenciones, también aflora la bajeza humana que siempre tiene un precio. Todos estos aspectos en algún grado poseen una cierta exacerbación, en donde las partes calzan tan perfectamente dentro del relato, que uno finalmente termina siempre por sospechar de la veracidad del marco en que se emplaza la historia, quedando absolutamente en lo meramente ficticio y narrativo (sin que esto sea una característica en desmedro del filme) Pero sin duda afecta en esta idea de cuestionamiento social/moral en que se podría situar a la industria farmacológica, la que realmente no sabemos si nos enferma más o nos mejora.

Efectos Colaterales es un thriller, “luminoso”, ya que, podríamos decir que no “triunfa el mal”. También cuenta con un dinamismo que lo hace fácil y entretenido de seguir, es tal su conformación que a pesar de los ripios del final uno siente que asistió a presenciar una más que interesante película. Y aunque había sonado fuerte  que esta sería la última película de Soderbergh (esto no fue así, ya que filmó posteriormente Behind the Candelabra que espera por estreno) quizás en algún grado echó pie atrás en cerrar su carrera cinematográfica con este trabajo, precisamente porque en el no encontró la culminación de su obra, si bien podemos ver las mejores cualidades del cineasta utilizadas magníficamente al servicio de la puesta en escena (sobre todo en las actuaciones), no es una cúspide en su obra, menos un cierre.

Por: Samuel Olivares

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Críticas, Estrenos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Efectos colaterales (Steven Soderbergh, 2013): Traiciones sobre traiciones

  1. ernesto B. dijo:

    Me pasó algo similar a lo que plantea la crítica: mientras miraba la película no podía dejar de pensar en que estaba leyendo un guión en piloto automatico sobre las farmacéuticas. La película no entrega más posturas que la democracia cristiana o ese liberalismo tan de moda y efectivo que se reduce a “mostrar A y B y dejar pensando al espectador sin la intervención de un narrador”. Según mi parecer ese procedimiento no es más que un retorno fallido a las glorias narrativas del cine clásico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s